domingo, 18 de mayo de 2008

EL DIA QUE NACISTE TU


Era invierno, como cada año, acurrucado en la ventana en una fría mañana observaba como los pingüineros atravesaban mi ciudad, mientras fuera nevaba y yo soñaba que iba montado en una de esas maravillas de dos ruedas.
Pero ese invierno de 1998 dije basta! y dos mil euros en la cuenta corriente fueron suficientes para hacerme soñar, te busque en periódicos y revistas y no te encontraba y por fin en un periódico local di contigo.
Eras lo que siempre había soñado, negra, larga, baja, gorda, preciosa...Sonabas como los ángeles, como ninguna japo sonaba, corrías como un caballo desbocado, tus tirones me obligaban a sujetar fuertemente tu manillar...que maravilla...


Y fuiste mía, te vi, te probé y ya jamas mire a otras, me encandilaste desde el primer día, a pesar de tus defectos, de tu edad, de tu aspecto descuidado, yo te maquille, te puse bonita, pulí esas partes que hacia años que no habian visto la luz, como brillabas...

Y cabalgamos juntos, hacia el amanecer, en busca de la "ciudad prometida" la meca del biker europeo, Freeweels en 1994...
Pero que puede ocurrir cuando se juntan una dama exigente y un joven inexperto...tu me pedias mas y yo no sabia dartelo, te quejabas, por las mañanas en el camping no querias seguir y yo te empujaba, a media tarde tosias...y yo sufria, que te ocurria...

Tus tosidos se hacian mas profundos y yo no sabia nada de ti, de tu pasado, de tu cuerpo, lo exploraba como explora un niño un hormiguero, sin encontrar respuestas...en Auch encontraron tu mal, volvias a ser la que eras, vinieron otros males, tu me enseñaste poco a poco como tratarte, yo te regalaba con nuevas piezas, aprendi a atenderte cuando me necesitasbas, descubri cada centimetro de tu cuerpo, nada me hacia sentirme tan feliz...


Y llego la fiebre amarilla...que bonita te veias con ese traje y el cuero marron en tu asiento, con cuatro detalles y mucho mimo...aquellos 90' en que tenias tu propia banda e ibas causando admiracion y odio entre los vecinos de tu ciudad...

Pero la ruta seguia y cada vez me pedias mas, nuevos pistones, retoques de culata, nuevo corazon, mas frenada, incluso mande hacer para ti piezas unicas como el respaldo, esas tapas de bateria que te hacian brillar...descubrir debajo de tu negra piel, inoxidabe y alumino, y pulir cada centimetro...esas tapas de cilindro parecian cromadas tras quitar las feas aletas de refligeracion...
pero no habia vuelta atras, eras demasiado cara para mi y yo empezaba a mirar a otras, aquel traje negro fue un mal augurio.

Y una tarde de junio te fuiste montada en un carro, preciosa, con tu nuevo traje negro y azul, brillabas, estabas herida aun de uno de tus achaques...pero yo no podia dejar de mirarte, aunque reconozco que ya nada podia mantenernos unidos, jamas olvidare tu motor, jamas olvidare como te manejabas...jamas.



2 comentarios:

JEROHD dijo...

Una moto con carácter y un dueño con sentimiento, gran mezcla.

Merrick dijo...

Preciso... el texto... y la moto.