viernes, 20 de junio de 2008

A LO LEJOS



Teresa estaba sola en casa otra vez, aburrida en el sofa viendo la televion esperaba una llamada que nunca llegaba, pasaba canal tras canal como si buscara algo cuando realmente no prestaba ninguna atencion a la pantalla; asomada al balcon, veia a sus amigos sentados en la terraza de siempre tomando unas cervezas y riendo a carcajadas. Banalidades..., cuanto tiempo perdido escuchando las mismas historias...-pensaba ella- Mientas tanto risas y mas risas repicaban sus oidos.
Alguien de pronto miró hacia arriba y la vió:




    -Teresa!, baja!, ven a tomar algo con nosotros!
    Pero teresa no queria ver a nadie, necesitaba algo, buscaba y no lo encontraba, pero sabia que su sitio no estaba ahí, en la terraza.
    Y sono el teléfono...la cara de Teresa se iluminó y corrió hacia el aparato, sus manos se deslizaron suavemente sobre él atrapándolo, como atrapa un ave a sus polluelos, se lo acercó al oído y dijo:
    -Hola amor,...eres tu?
    -Si, soy yo mi niña...- respondió Juan.
    Teresa se apoyó en la mesita que sujetaba el teléfono, respiró hondo.
    - Mañana me voy mi amor...
    -Te vas??? donde?- dijo él con voz temblorosa
    - No lo sé, solo sé que necesito irme, encontrar mi camino, una vida, mi dirección...y que no te necesito a ti...
    Juan se quedó sin palabras, ella le oyó respirar entrecortadamente y percibió como caía el teléfono, para luego colgarlo.
    Y Teresa se puso su chaqueta de cuero, sus botas, cogió su casco y sus guantes y de un portazo cerro la puerta de la casa donde había vivido sus dos últimos años y sin nada mas se marchó, bajo al garaje...

    Ahí estaba ella, una Dyna Glide Custom 2004 carburación que parecía estar esperándola, brillante, magnética, con ese toque racing que tanto la gustaba; el foco apuntando a la salida, como queriendo mostrar a su dueña la dirección...
    Teresa arrancó la moto con un leve toque en el "Start" y salio disparada en dirección a la autopista, al cruzarse con sus amigos que seguían riendo en la terraza hizo casi sin mirar un leve saludo con la mano, nadie la vio, nadie la oyó...los escapes de su Dyna aun eran de serie y su nuevo 2-1 seguía esperando en el garaje de Juan, listo para ser montado.

    Teresa llegó a la autopista, rápidamente metió quinta, puso el acelerador a 3/4 y lo clavó con la ruleta...se estirò, coloco sus preciosas botas de cuero azul en los estribos avanzados y adoptó una figura aerodinámica y totalmente adaptada a su drag-bar, la única modificación que había permitido que Juan hiciera...

    Y voló, atravesó carreteras, ciudades, saliÓ de la autopista y continuó rodando, como alma que lleva al diablo atravesó pueblos , valles , ríos...buscaba un lugar en el que pudiera encontrase como en casa, pero parecía como si contra mas kilómetros recorría, su casa estaba mas lejos...

    Y recordaba a sus amigos, a su familia, a Juan...pero una fuerza superior la impedía regresar; tenia un objetivo y debía cumplirlo, el problema es que no sabia cual era realmente...

    Y Teresa regreso a casa...cabizbaja, cansada, cubierta de polvo bajó de su moto y sin mirarla como otras veces, se encaminó al ascensor sin ni siquiera encender la luz del pasillo...de pronto se tropezó con algo y se oyó una voz...

    -Cariño...has vuelto...-Era Juan, desesperado había ido corriendo a su casa y como no logró encontrarla, se había quedado esperándola en el rellano de la escalera.

    -Amor...-exclamó ella entre lágrimas de impotencia -déjame!, no intentes detener mi destino!, yo soy un pájaro que necesita volar y tú me das miedo, no te necesito, quiero volar...- sus lagrimas recorrían su rostro angelical buscando la comisura de sus labios,mientras sus pechos se hinchaban de angustia y sus manos timidas y temblorosas recorrían ya la espalda de Juan.

    Juan la abrazó y se fundieron en un tierno beso, la cogió de la mano y la acompañó hasta su Dyna; ella no entendía nada, estaba desconcertada, ¿acaso la estaba invitado Juan a volver a marcharse?, de pronto se encendió la luz del garaje y entonces lo comprendió todo; no se había percatado de que al lado de su dyna estaba la Fat Boy blanca nacarada de Juan.
    Sin mediar palabra Juan recogió su casco del suelo y se lo coloco mientras miraba a Teresa y la decía:
    -Vamos, a que esperas!
    Ambos arrancaron sus monturas y salieron rumbo a un nuevo destino.

    Pero el destino a veces es cruel, y cuando apenas habían cruzado la calle, un coche que se había metido en dirección contraria sesgó la vida de Juan, que cayó de bruces en el asfalto, mientras Teresa gritaba.

    Teresa se precipito sobre Juan, incó sus rodillas en un gran charco de sangre y abrazó su cuerpo aun caliente, cerró los ojos y por unos segundos quiso imaginar que Juan estaba vivo y dormido a su lado...

    De pronto Teresa se levantó, su ropa estaba teñida de rojo, su cara y sus manos también, pero a ella parecía no importarle; la gente que alborotada había bajado a la calle para curiosear o echar una mano trataban de retenerla y no dejaban de preguntarla si estaba bien
    -tranquila, hemos llamado al 112, no te preocupes...
    Teresa monto en su Dyna y salio disparada, sin mirar atrás, volvió a salir de la ciudad y tras recorrer 50kmts agoto la reserva de su depósito, apoyo suavemente la pata de cabra en el asfalto y se encaminó hacia el borde de un precipicio cercano.
    Teresa había encontrado por fin su destino, la soledad, la muerte y la incomprensión.

    Nadie encontró su cadáver, su moto fue robada al poco de ser abandonada sin dejar rastro, sus vecinos no la echaron en falta después de su huida y sus amigos dejaron de buscarla a las pocas semanas.

    Ya no oirá mas risas en aquella terraza, ya no le llamará Juan, ya no conducirá buscando un destino, Teresa esta muerta.

    La muerte es la solucion o solo un refugio?
    La noche es oscuridad o solo lo es la soledad en medio de la multitud?
    Vivir es disfrutar o lo es mas planificar nuestro destino?

    Quien sabe que hubiera ocurrido si Juan no hubiera ido esa noche al apartamento de Teresa ¿acaso importa?

2 comentarios:

Merrick dijo...

La muerte no es la solución ni el refugio... la vida es jodida... pero lo bonito es ir viviendola...
Me he quedado impresionada... escribes de maravilla... me ha emocionado este relato. Continua... me gustaria seguir leyéndote.
un beso.
Merrick

Rockernauta dijo...

En esta vida se puede morir de muchas maneras, morir de amor, morir de aburrimiento, de añoranza...ella eligió abandonar un mundo donde no cabía...a veces hace falta mucho valor...o ser un perfecto estúpido...pero al fin y al cabo, no le demos tanta importancia, no somos mas que una mota de polvo en el microcosmos y nacemos para eso...para morir...no importa el cuando,sino el cómo y también de que manera hemos vivido.
Gracias por tus halagos, viniendo de quien viene es un verdadero placer, tú si que escribes de maravilla. Un orgullo para mi saber que gente tan pura de corazón se interese por mis letras. Un abrazo.
Seguiré escribiendo...a pesar de todo...por que este blog aunque no lo creas tú , quien quiera que seas que estas leyendo esto, ha significado un nuevo rumbo, una dirección y el descubrimiento de algo...que nacio y murio rapido...como debe morir todo lo bueno...pero que dejo una semilla, que espero termine de germinar y de su fruto...