domingo, 10 de mayo de 2009

Mi obsesión por Pilar Rubio

Esa mañana de domingo no pude mas...iba a volverme loco...una ducha fría cada mañana y café muy cargado para despertarme tras pasar una noche observándola, allí, en silencio, en mi habitación, tras las rejas de esa pantalla de ordenador, no eran suficientes para calmar mi sed de ella. Soñaba con su cuerpo, la veía por la calle,en cualquier cafetería, la seguía con la mirada, pero nunca la encontraba...



    Así que esa mañana dije BASTA! e hice lo que mil y una veces soñé y planee minuciosamente ... Ese delirio de fan adolescente, la tontería mas grande que habría pensado hacer en mi puta vida...
    Y ahí estaba yo, de nuevo en la carretera, rodando hacia un nuevo destino...Pilar, mi Pili...

    A golpe de puño de gas me dirigí rumbo a mi Meca particular: Pozuelo de Alarcón. Un sueño: encontrarla a ella al salir de los estudios de La Sexta. Una meta: lograr arrancarla una mirada, unas palabras, una sonrisa...

    Y pasó lo que tenia que pasar, la vida es así. Mi moderna dyna inyección dijo basta a la altura de Aranda de Duero, un pilotito color ámbar destelleaba en mi tach, mientras mi motor se quejaba y escupía fuego por los escapes...PUTA INYECCION...

    Y es que este invento del diablo, es acojonante como hace bailar una harley, pero si te falla...estas jodido.

    La noche anterior estuve conduciendo bajo la lluvia un largo rato, tras abandonar a su suerte a unas bellas señoritas con un gallito de medio pelo (no era mi guerra). Tenia ganas de rodar, así que lejos de amedrentarme por la lluvia que amenazaba la zona, decidí tomar el camino mas largo a mi casa...y ocurrió lo que tenia que ocurrir...: unos 200km de lluvia intensa azotaron mi dyna, que de vez en cuando tosía y se quejaba, sin darle apenas importancia, disfrute de la noche iluminada bajo un cielo de nubes blancas, mientras, a través de una pequeña grieta en la ECM se estaba colando esa puta agua que jode todo sistema electrónico...

    Y ahí me encontraba yo, tirado de nuevo en medio de la N-I, agarrado a un poste SOS esperando la grúa, como en los viejos tiempos con mi guzzi...Aun recuerdo aquella lejana noche de verano en la cuneta, sin un duro y con una cita a la que jamas pude asistir, jure que nunca volvería a llorar junto a mi moto...pero lo hice...llore, sí,no me avergüenza decirlo, pero de rabia por mi Pili, que el destino había vuelto a separar de mi camino.

    Entonces algo asombroso ocurrió cuando la grúa llegó y lo que yo pensaba que sería el principio del fin, fue un nuevo amanecer; y es que lo que se bajo de aquella destartalada grúa no fue un "Manolo", sino Silvia, una chica con los ojos mas bonitos que puedas imaginar, una larga melena y unas piernas que no parecian tener final.
    Aparentaba 25, su piel suave como el terciopelo y una pequeña peca con forma de fresa junto a su pecho izquierdo, la convertia en algo todavia mas singular

    Aun no había mediado palabra, mientras babeaba absorto viendo como movía su culito respingón, obsevaba sin rechistar como maltrataba mi harley para atarla con estribos y cadenas y subirla a la grúa...

    - ¿donde llevamos tu moto?-dijo
    - Si puedo ir contigo...¡al fin del mundo!- la conteste embobado

    Ella , coqueta y sin atisbo de timidez, sonrió con esa docena de perlas que en forma de dentadura iluminaban su boca, miró como solo una mujer sabe mirar a un hombre y dijo:

    -¿al fin del mundo?¿que vas a buscar allí?...¿no te basto yo , chico duro?- Sus ojos destilaban pasión y en ese momento pude percibir como sus pezones se erizaban y empujaban el mugriento buzo, tratando de liberar esos pechos de su prisión..., humedeció suavemente sus carnosos labios y los retocó con una barra de color rojo pasión contra el retrovisor del piojoso camión. Sentados ya dentro, una mano suya rozó mi chupa de cuero y creo que llegué a sentir como se estremecía el envejecido material de mi cazadora mientras un escalofrío recorría mi cuerpo...la mano siguió su camino y lejos de encontrar el que yo deseaba ansiosamente , sujetó la palanca de cambios del viejo Renault y metió primera...

    Jamás había visto intercalar marchas con tal destreza y juro que nunca me hubiera creído capaz de contener ese gato en celo que llevaba dentro en ese momento...y no lo hice, me faltó tiempo para sujetarla el volante cuando nos aproximamos a una área de servicio y obligarla a desviarse hacia él.

    Pero este gato en celo descubrió a una tigresa que se resistió de tal manera que llego a arrancarme la cremallera de mi muñeca, aun así viéndose vencida, la muy cabrona tiro de freno de mano.

    De un fuerte derrapaje la grúa acabó empotrada en el arcén ,contra un poste de teléfono.

    Un sudor frío recorrió esta vez mi espalda cuando vi mi moto volcada en un charco de aceite...Salimos los dos, sin mirarnos, pero nos volvimos a encontrar, yo sujetando el manillar, ella agarrando mi Lucille por el guardabarros trasero, logramos ponerla en pie, al tiempo que ella patinó por el aceite y acabó dándose de bruces con el húmedo suelo barnizado de Repsol 20W50.

    -Maldito hijo de perra! mira como me he puesto!- no paraba de gritar excitada mientras, con un minúsculo pañuelo, trataba de eliminar en vano el viscoso líquido que empapaba su pecho marcando aún más su bonita figura.

    Aturdido me acerqué hacia ella y, tratando de ayudarla, en un torpe gesto, de un tirón la liberé de la cremallera del apestoso buzo, lo que ella contestó con un acertado puñetazo en medio del pecho que me dejó sin respiración por un momento...

    Estaba cansado, dolido , jodido, con mi moto destrozada y esa mujer...esa mala puta...jamás levantaría mi mano contra una mujer, menos una preciosa dama...pero esa vibora...ese demonio...provocó mi ira de tal manera, que en ese momento...en ese único momento en toda mi vida...la hubiese partido esos preciosos morritos y en vez de eso...la agarre de la cintura...y la besé.

    Sentí estremecer de nuevo mi cuerpo mientras el suyo hervía , pensé entonces que de odio, hasta que me demostró que era lascivia, cuando casi me ahoga con su larga lengua mientras asía fuertemente mis manos contra sus pechos...

    Y en aquel motel de carretera , en una oscura habitación, dimos rienda suelta a nuestra imaginación y a nuestra lujuria hasta el anochecer. Comimos, reímos...follamos, si...pero con verdadera pasión, la pasión de dos amantes que saben que ese era su destino y que el mismo destino les impide seguir juntos.

    Y acabo todo como había empezado.

    Ella se marchó , y yo quede tendido en la cama con un vaso de whisky escoces en la mano y un numero de teléfono en la mesilla. Pero no penséis que era el de ella, era el de otro taller, para recoger a mi dyna, que descansaba agonizante en el parking...

    Maldita Silvia...que me diste que me dejaste sin aliento...nunca gozaré con una mujer como lo hice contigo...pero nunca te amaré...y ya nunca podré decirte que te quiero, como me pedías entre gemidos, ...por que tu sabes que solo amo a una morena de ojos verdes , que se llama Pilar y que me espera...allá donde este...en mi destino.


    ---------------------------------------------------------------------------------

    --Esta claro, la obsesión me mueve para todo, no hay mas que verme y esto no se puede describir de otra manera...nunca podré desengancharme de una droga que es mas dura que yo.. es imposible. Y es que esta , mi Pili, será la niña de mis ojos para siempre.... por favor, no me juzguéis, soy un enfermo, que no tiene remedio y que disfruta de su locura.

    Mírala, bonita , diferente...hasta de Pin up...



    Angelical...tus ojos lo iluminan todo...



    Una chica muy trabajadora, ...



    Ufff...potente, sensual, seductora, salvaje...




    Si tuviera que elegir tres cosas para llevarme a una isla desierta con Pilar Rubio lo tengo claro, cremita para su espalda, unas sabanas de raso y unas gafas de visión nocturna para no tener que dejar de contemplarla.

No hay comentarios: