lunes, 12 de abril de 2010

LOQUILLO Y SABINO -ya no se hace rock and roll como el de antes-


Recuerdo aun ese verano del 87, cuando eramos jovenes y vestiamos de cuero negro (algunos -a veces- lo seguimos haciendo, probablemente por que seguimos huyendo de la "masa gris" bajo riesgo de parecer unos cuarentones en plena crisis -psicologica, no de la otra que tambien-), llevabamos vaqueros con el dobladillo marcado y unas botas solo parecidas a esas que encuentras ahora en las zapaterias de todos los colores y que tanto nos costaba encontrar, cinturon con una gran hebilla y pelo lleno de mierda en spray, escuchabamos el Ritmo del Garage en el bar La Espaderia, un bareto de "pijos" a horas en las que nos podian pinchar la musica que le pediamos al barman a cambio de dejarnos nuestros ultimos duros en unos vinos o unas birritas frescas.




    Nacho seguia enrrollado con aquellas dos pavas, "la modelo" y una rubia de la que unicamente recuerdo su escote, ese que jamas pude dejar de mirasre sin apenas disimularlo, cosa que a ella supongo no le excitaba lo mas minimo, ni eso ni mi exagerado tupé y mis pintas de "asustaviejas", amen de mi metro noventa -ayudado por mis Sancho- y que por aquel entonces era una estatura poco comun entre los chavales de mi edad, Tito habia encontrado un rincon para charletas con su grupito de chavalas incondicionales y Kike andaba por ahi pidiendo tabaco -"para una buena causa"-decia con una china en la mano.
    Fue en ese momento cuando llego el que faltaba, a pesar de su pedazo de tupé era el mas "pequeño" en estatura , pero recuerdo que emanaba el suficiente magnetismo para ser el lider de una banda de la que no quiso nunca ponerse "las letras" en la espalda pero que vacilaba con su pajaro loco cosido en cuero por una modista para la ocasion en un chaleco negro .

    Echa la mano derecha a su bolsillo interior de ese chaleco y vemos con asombro como entre sus dedos se desliza una casette con una foto en blanco y negro del loco y sabino, era su nuevo disco, uno mas ese año, tras morir en primavera, compositor y cantante posaban juntos para la posteridad LOQUILLO& SABINO 1981-1984, en él encontramos canciones ineditas junto a intocables antes de ir el loco a la mili -entre las que buscabamos la censurada y ya mitica "No bailes rockandroll en el corte ingles" que no fue incluida suponiamos por temas legales-.


    Aun asi desgranamos todos y cada uno de sus temas aquella noche, "Rocker" sonaba de lujo, mejor que con Segarra, y pronto se convirtio en un himno para nosotros, Autopista, preciosa, siempre fue una cancion que te daba en la patata y que recuerda a los viejos amigos caidos, como el no nombrado -por respeto- que nos trajo la buena nueva del disco-. "Enamorado de la dependienta de la tienda de patatas fritas" era una vertiginosa, pero a mi me gustaba avenida de la luz y vaqueros del espacio la llevo muy dentro tambien, supongo que mi lado oscuro pero romanticon bestia e irracional que siempre ha ido conmigo estaban reflejados en esa cancion y esta y todas las demas acompañaron muchas noches de mordiscos en la boca, de sexo adolescente y de "locura" en aquellos años de rebelida.

    Pero esos años de drogas blandas y alcool, de sexo a medias, chicas calientes en minifalda, de navajas, de broncas, de laca y grasa, de llegar a casa de madrugada sin una buena excusa pasaron como la espuma en un vaso de cerveza.

    Las luces se apagaron, Nacho se fue al ejercito, Tito fue detras en busca de aventura, otros se casaron... y algunos como dije, quedaron por el camino.

    Ya nada sera igual, y si lo fuera seguramente nos pareceria mas aburrido, algunos de aquellos amigos, los mas irreverentes, arrastramos nuestras motos , aquellas harley´s con las que soñabamos entonces- y nos volvemos a juntar de ciento en viento y siempre cuando la botella de johnnie walker ve morir sus ultimas gotas en nuestros vasos manoseados acabamos recordando viejas historias que ya a nadie sorprenden ni entusiasman mas que a su narrador, por mil y una vez contadas.

    Aun asi y todo, tras lo mucho oido por uno de otro y de otro por uno, de sus nuevas canciones, de sus aventuras por separado, de sus "poesias" y de sus trajes acorbatados, emociona ver que dos viejos amigos también, que sonaban en aquel viejo bar de la LLana de Adentro en 1987 vuelven a unirse de nuevo , se suben a un escenario e intentan emular con exito ante mas de 5000 viejos adolescentes aquello que hicieron grande en este pais y que todos creian muerto, pero que vive dentro , muy dentro de los viejos rockeros, que vivimos y morimos una vez , pero que resucitamos de nuevo cada vez que nos ponen una cancion en cualquier bar, un guiño furtivo de alguna camarera burlona, una birra sin vaso ni papel, un wisky sin hielo o un empujón al pasar.

    Señores y señoras, damas y caballeros, chulos y putas del lugar, con todos ustedes, Loquillo & Sabino.


No hay comentarios: